Motorola Razr está de vuelta

Motorola Razr está de vuelta

Motorola ha traído de vuelta el Razr, el legendario teléfono plegable del 2004 que se convirtió en el teléfono más vendido de todos los tiempos en su época.

El viejo Razr era increíblemente delgado, aún, incluso para los estándares actuales, y tenía ese impresionante teclado de metal con retroiluminación azul, el Motorola Razr original era una pieza icónica de tecnología. Es por eso que Motorola ha estado tratando de replicar su éxito Razr durante la última década. Devolvió la marca en 2011 con el Droid Razr, un teléfono inteligente súper delgado que Motorola esperaba que volviera a tener relevancia después de que Apple y Samsung lo hubieran superado, pero el Droid Razr no pudo captar ninguna atención significativa.

El nuevo Motorola Razr es un teléfono inteligente moderno que se pliega, los teléfonos plegables están resurgiendo en el 2019, pero en su mayoría se han construido para hacer que un teléfono inteligente sea un poco más o menos del tamaño de una tableta. Esa es una buena idea para las personas que desean una mejor experiencia de video o multitarea en sus teléfonos inteligentes.
Motorola, por el contrario, está usando su bisagra para hacer que un teléfono inteligente de 6.2 pulgadas sea más pequeño. Pero ya sea intencionado o no, el Razr es quizás el teléfono inteligente más rentable en el mercado.
Motorola logró esta capacidad máxima con una bisagra ingeniosamente bien diseñada. A diferencia del Samsung Galaxy Fold, el Razr es perfectamente plano cuando está plegado: no tiene espacio. El Razr tiene dos piezas de metal que se ajustan contra la pantalla para mantenerlo firmemente en su lugar cuando se abre.

Otro subproducto de un teléfono plegable es una segunda pantalla. Cuando está cerrado, la pantalla frontal del Razr muestra la hora, le permite responder rápidamente a los mensajes de texto y puede tomar selfies (el teléfono tiene solo una cámara, que mira hacia el frente cuando está cerrado). La segunda pantalla ofrece algunos trucos útiles, pero solo es útil porque no puede acceder a la mayoría de las funciones del teléfono cuando está cerrado. Pero el Motorola Razr no se trata de maravillas de ingeniería, pocketability, trucos o conveniencia. Se trata de hacer que un teléfono inteligente se vea como el Razr 2004. Se trata de comprar algo que pone celosos a tus amigos. Se trata de llevarnos de vuelta a esos buenos recuerdos de nuestro primer teléfono celular.

Aunque su tecnología deja mucho que desear, ejecuta Android 9 un mes después de que Android 10 llegue al mercado. Tiene un procesador Qualcomm Snapdragon 710, que es decididamente de gama media. Tiene una batería de 2510 miliamperios hora, lo que es muy insignificante. Su pantalla es de plástico y no tan afilada como sus competidores. Y la cámara es buena en el papel, pero Motorola nunca ha sido conocida por su software de cámara de primer nivel. Pero vamos, este celular no es para ser gama alta, es para dar envidia a tus amigos y presumir que tienes una pieza del pasado remasterizada. A mí no me importaría comprarlo a pesar de sus specs. ¿A ti?

Deja un comentario

Close Menu
Show Buttons
Hide Buttons